Bienvenido al sitio web del Dr. Ernesto Correa


  Contacto : 304 635 5263 - 310 777 0932    Bogotá, Colombia

INYECCION DE TOXINA BOTULÍNICA (BOTOX®)

Las arrugas y líneas de expresión  en la piel  son ocasionadas en buena medida por la acción  de los músculos. Es en las zonas más expresivas de la cara (alrededor de los ojos y la boca, entrecejo y frente) donde los músculos son más activos  y por lo tanto donde tienden a formarse arrugas más profundas. La Toxina Botulínica tipo A (nombre comercial: Botox o Dysport) es un bloqueador de los impulsos entre el nervio y el músculo que al ser aplicado ocasiona la relajación del músculo sin alterar su función, lo cual a su vez disminuye o elimina la formación de la arruga alrededor del área de aplicación. Utilizado en pequeñas dosis, tiene un efecto seguro, prolongado y reversible, por lo cual tiene otras utilidades en medicina aparte de la cosmética. El Botox  puede ser utilizado como tratamiento único o como complemento de otros procedimientos como cirugías de párpados, elevación de cejas, estiramiento de la frente etc. Lo  importante es  realizar  una  aplicación   con  la técnica  y  las  dosis  apropiadas, con el  fin de  obtener  resultados  naturales y satisfactorios. La toxina  botulínica  es  un medicamento  de  uso  exclusivamente  médico; por esta  razón debe ser siempre aplicado por personal médico calificado, nunca por esteticistas o personal auxiliar.

El Botox se inyecta en dosis muy pequeñas por medio de una aguja muy fina en las áreas  escogidas, teniendo en cuenta que no se debe sobrepasar una dosis límite.   El tratamiento no requiere anestesia ni sedación ya que no es doloroso y se realiza en el consultorio. Después de la aplicación se recomienda al paciente no realizar ejercicios físicos fuertes,  acostarse(hasta dos horas después) ni tocar o masajear la zona de la aplicación  La aplicación del Botox no tiene efectos indeseables significativos. Una vez  aplicado  el  producto, el(la)  paciente puede  continuar  con  sus  actividades  normalmente, (salvo  las  limitaciones  ya  descritas). Es decir,  que  la  aplicación del  Botox, no  genera  incapacidad alguna. El Botox sólo actúa sobre las arrugas dinámicas  o líneas de expresión originadas por las contracciones  de los músculos faciales, pero no es efectivo para arrugas  producidas por el sol  o envejecimiento.  La acción se inicia  unas 72 horas después de inyectado el medicamento. El efecto del Botox es transitorio  y puede durar entre 4 y 6 meses al término de los cuales se puede hacer una nueva aplicación.  Con aplicaciones sucesivas el efecto tiende a ser más duradero cada vez. En conclusión, el Botox es una herramienta mínimamente invasiva, eficaz y segura  para obtener un rejuvenecimiento facial sin cirugía o como complemento de esta o de  otros  procedimientos de  rejuvenecimiento.

Tratamientos con  Toxina  Botulínica  (Botox)

Abrir chat
¿En que podemos ayudarte?
Hola, ¿Buscas cirugía plástica facial realizada por manos expertas? Escríbeme.